jueves, 4 de marzo de 2021

Los Orígenes de la “Salsa” en Cuba.

 

Bendita palabra que sin dudas genera y generará polémica, y que polariza opiniones, algunas con mucho o poco sustento.

Diario de la Marina - Domingo 21 de Agosto de 1932

Por un lado, hemos oído que del famoso “Échale Salsita” nace la palabra “Salsa” para definir este nuevo género nacido en los 60’s y al cual es imposible negar sus raíces Cubanas.

Y por otro el origen, la que nos dice que el creador es el venezolano Phidias Danilo Escalona.

Si bien es cierto, no era de uso frecuente en el “argot” musical Cubano, pero tampoco era raro escucharla. En 1956 el Conjunto Flores Valdés (que en realidad era la misma Gloria Matancera) grabó la guaracha llamada “Salsa” refiriéndose al vendedor de tamales que pregonaba su venta diciendo únicamente “Salsa”.

Lo cierto es que la palabra “Salsa” no necesariamente se usó en el ambiente musical cubano refiriéndose al sentido culinario de la misma.

En una publicación del “Diario de La Marina” del día 24 de enero de 1926 en un artículo referente a un vuelo que salía de Guantánamo hacia los EE.UU señalaba: “….tratarían de bailar el ‘Charleston’ en su propia “Salsa”. El autor del artículo ya vincula la palabra “Salsa” con la música.

Diario de la Marina - 1926 Enero 24


El dia 23 de octubre de 1927 en un artículo llamado: “Música Nueva” y firmado nada menos que por Alejo Carpentier, refiriéndose a “El Folklore Urbano” señala: “…..los temas musicales son presentados sin preámbulos, sin la menor “Salsa” sonora. Vemos en este caso que Alejo también de forma natural relaciona la palabra “Salsa” con la música popular, hablando genéricamente, no de algo específico por supuesto.

Diario de la Marina - 1927 Octubre 23



Asi se podrían citar muchos casos en la que existe clara relación al aspecto musical que, al puramente culinario, como sostienen los defensores de las teorías Salseras fuera de Cuba.

Por último y para acercar más el término a los géneros rítmicos populares citamos este artículo aparecido también en “El Diario de La Marina” del día domingo 21 de agosto de 1932 llamado: “Como Simplifican los Yankees la Rumba Cubana”. El articulo era una especie de protesta frente a lo que los gringos llamaban “Rumba” y el concepto equivocado que se tenía sobre la música Cubana que de “Rumba” no tenía nada (en los EE.UU por supuesto), “……y es arbitrariedad puesta en la “Salsa” del Tambor, la Maraca, el Güiro, el Cornetín”.

Diario de la Marina - Domingo 21 de Agosto de 1932


Es claro que la palabra “Salsa” no es invento exclusivo fuera de Cuba. El producto llego completo, es necio por cualquier lado negar lo evidente. Ante las pruebas mostradas consideramos irrefutable el hecho de que la influencia Cubana va más allá de lo meramente musical.


Lic. Gino Curioso Solis

gcurioso1974@hotmail.com


2 comentarios:

  1. Muy buena reseña Lic. Gino Curioso. A todo esto agrégale que En las presentaciones de Arsenio Rodríguez, le gritaban a veces “Arsenio, ¡más salsa!”. El mismo Arsenio en el tema: NO PUEDO COMER VISTAGACHA(1950), usa la palabra SALSA; en el tema COMO EL ARRULLO DE PALMAS(grabación de 1958 en vivo), Beny Moré con su Orq, al final del tema dice: “ SE ACABÓ LA SALSA”; Cheo Marquetti, tenía una orquesta que se llamaba: CHEO MARQUETTI Y SUS SALSEROS(1955); Ramón Veloz con su grupo en el tema GUASABEANDOME(1958?), usa un coro que dice: ¡HAY QUE “SALSA” LA QUE TIENE MI GUASAMBA CUBANO¡¡; La Orquesta Aragón(1955) grabó un tema que se llamó: SALSITA Y CARIÑO; La orquesta Ritmo de Estrellas, en el tema: COMO GOZA ELENA, emplea la palabra “SALSA” varias veces. El maestro Elio Revé en muchos temas lanzaba la expresión mucho antes que apareciera el movimiento salsero y en el argot del pueblo cubano, como recoge Pepito Sánchez-Boudy en su Diccionario de Cubanismos más Usuales: «Estar en la Salsa. Formar parte de algo; intriga, fiesta». Enseñándonos algunas frases populares: «Estar donde se bate la salsa. Gustarle más la salsa que el pescado. Poner salsa en algo = poner alegría. Tener algo salsa = tener ritmo. Querer salseo = querer problema». En septiembre de 1963, el Sindicato de los Trabajadores Gastronómicos organizó en La Habana una fiesta bailable gigante con las mejores orquestas cubanas de la época, cuyo objetivo era recaudar fondos. Estos bailables se anunciaron con el nombre comercial de “Salsa, sazón y ritmo” y concitaron un gran entusiasmo de los bailadores habaneros y de las provincias cercanas para participar en las fiestas.El uso de la palabra era muy común en el pueblo cubano ya con connotación musical, mucho antes que fuera utilizada para comercializar la música cubana por fuera de Cuba.

    ResponderEliminar
  2. Antonio Mercado, buenas noches. Cheo Marquetti no tuvo nunca grupo alguno con ese nombre. Lo que ocurrió fue que, al salir de Cuba, Ramón Sabat, dueño e inspirador del sello Panart, llevó consigo las matrices de las últimas grabaciones que había realizado Cheo bajo esa marca, con un conjunto de músicos liderados por Severino Ramos. Esas grabaciones salieron inicialmente publicadas en discos sencillos como Cheo Marquetti y su conjunto, pero ya en Miami, Sabat cambió el nombre por el de Cheo Marquetti y sus Salseros, sin que el gran sonero tuviera algo que ver con ese cambio. Note que ese LP está publicado no en Cuba, sino en Miami.

    ResponderEliminar