jueves, 25 de julio de 2013

Hijo del Trueno

De las grabaciones que realizara el dúo Montes y Manrique entre octubre y noviembre de 1911 para el sello Columbia, poco se sabe de sus respectivos autores, salvo las mas conocidas y las que se están descubriendo ahora por trabajos de investigadores muy acuciosos que se aventuran a encontrar los orígenes en poemas del siglo XIX o incluso antes, mayormente traídas en poemas desde la madre patria. Es o era común encontrar errores en la adjudicación de muchos temas de la llamada “Guardia Vieja”.


Una de ellas es “Hijo del Trueno”, uno de los primeros Tristes llevados al disco por músicos Peruanos.
La descripción del disco es la siguiente:
·         Título                                   :              “Hijo del Trueno”.
·         Género                                :              Triste.
·         Intérpretes                           :              dúo Montes y Manrique
·         Disco                                    :              Columbia.
·         Numero de disco                  :              P08
·         Número de Matriz                :              C-3496.




La letra del Triste aparece representado en el libro “Himno al Sol; La obra Folklórica y Musical de Daniel Alomia Robles” publicada en 1990 por el hijo de Daniel Alomia Robles, Armando Robles Godoy. Una obra de recopilaciones donde aparece este poema (página 1048-1049).


También aparece como “Canción de Boanerges” (El Hijo del Rayo) en el libro “El Romance Español y el Corrido Mexicano: Estudio Comparativo”  de Vicente T. Mendoza, primera edición de 1939, en la página 603 – 604, canción N° 170. (aquí se cambió al Trueno por Rayo).




Los “Hijos del Trueno” están referidos en la biblia (San Marcos 3:17) como los hermanos Juan y Santiago (llamado también Jacobo. Eran hijos de Zebedeo y Salomé. De los dos, Juan era el preferido, pero había sacado algo del mal genio de su padre, y en una ocasión pidió que bajara fuego del cielo para consumir a un pueblo Samaritano que había rechazado una visita de Jesús. Fueron llamados “Hijos del Trueno” (Boanerges) por la reacción que tuvo su padre cuando estos marcharon tras Jesucristo, abandonando las redes y barcas (ya que eran pescadores al igual que Zebedeo)  profiriendo este último improperios y gritos.


Las referencias iniciales que tenemos de “Hijos del Trueno” la encontramos en el libro “El Mártir del Gólgota, Tradiciones de Oriente”, escrito por Enrique Pérez Escrich, cuya primera edición apareció en el año 1863. El capítulo III de dicho libro se titula: “Hijo del Trueno” que narra la historia de Magdalena con sus falsas promesas a ocasionales pretendientes, siendo el preferidos de estos un joven músico y trovador llamado Boanerges, el cual había resultado ser hijo de un Príncipe Real, por quien Magdalena estaba encantada por su música. En una de sus visitas Boanerges le cantó lo siguiente:

Nací en la cumbre de una montaña
Vibrando el rayo devastador,
Crecí en el fondo de una cabaña,
Y hoy que soy hombre, muero de amor.

Hijo del trueno me apellidaron,
Que en noche horrible vine a nacer,
Y unos bandidos alimentaron
A la cuitada que me dio el ser.

Mi pobre madre llora mis penas,
Y cuando quiere calmar mí mal,
Dice llorando: que por mis venas
Corre un torrente de sangre real.

Más si no sales a la ventana
Perla de oriente, nítida flor,
Cabe tus muros veras mañana
Rota mi lira, muerto el cantor.

En un párrafo del capítulo, en la conversación entre Magdalena y Boanerges, ella le señala:
-          “Oh! Esta noche has hecho vibrar la cuerda de tu Lira como nunca.
-          Creí encontrarte enojada
-         Y tal vez por eso has entonado el sombrío canto del Hijo del Trueno, que tanta celebridad ha adquirido en Galilea.


Podría ser que en este caso, el autor implícitamente nos indique que el poema es mucho más antiguo.
Enrique Pérez Escrich, nació en Valencia en 1829 y falleció en Madrid en 1897. Escritor y dramaturgo Español, usaba los seudónimos de Carlos Peña Rubia y Tello.


Apareció también en un folleto llamado: “El Cantor de las Hermosas. Trovas de amor dedicadas al bello sexo por unos aficionados”. El Abanico, 1877, N° 50. Barcelona, el cual trae 10 partes, a diferencia de la que apareció en el libro de Pérez Escrich donde aparecen solo 2 partes. Debemos señalar que aparece firmado por “F.B” del cual desconocemos mayores datos, pero es quien probablemente aportó las demás partes.


En el Boletín Bibliográfico, volumen 11-16, de la UNMSM (1941) aparece con el nombre de: “El Destino”, con la siguiente descripción: “Canción muy antigua de origen desconocido, tomada del pueblo por DAR, 1891”.



Partiendo de este último detalle deducimos que “Hijos del Trueno” ya se encontraba en nuestro cancionero popular por lo menos en las 2 últimas (sino antes) décadas del siglo XIX. Ahora de cómo llegó al Perú, es muy probable la línea directa; España, de donde vinieron muchos cancioneros que de hecho vinieron a influenciar en nuestros poetas.

Gino Curioso
gcurioso1974@hotmail.com

5 comentarios:

  1. Mi abuela, la poetisa puneña Inés Tresierra Sánchez vda. de Guillén, nos cantaba este poema, hecho canción, la melodía es una belleza... Ella decía que era la melodía más antigua conocida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus comentarios. Efectivamente, la canción es muy antigua. Sospechamos que tu abuelita habría nacido a principio del siglo XX. Seria interesante conocer si la canción estaba "flotando" en el ambiente musical de entonces o si llego hasta Puno a través del disco de Montes y Manrique de 1911 (la distribución comercial de los mismos se dio desde febrero de 1912 que es cuando llegaron estos discos a Lima).
      Saludos

      Eliminar
  2. Mi tatarabuela me eneño esa canción, y la cantaba cuando llovía muy fuerte y tronaba mucho yo creí q era una canción. Es muy bonita. Es uno de los tantos recuerdos q tengo de ella ya que tuve él privilegio de conocerla y tenerla en mi familia hasta la edad de 100 años ella nació en 1900 y murió en 2000.

    ResponderEliminar
  3. Mi tatarabuela me eneño esa canción, y la cantaba cuando llovía muy fuerte y tronaba mucho yo creí q era una canción. Es muy bonita. Es uno de los tantos recuerdos q tengo de ella ya que tuve él privilegio de conocerla y tenerla en mi familia hasta la edad de 100 años ella nació en 1900 y murió en 2000.

    ResponderEliminar
  4. Mi abuelita me la cantaba hace más de cuarenta años y me hablaba de la lira de Boanerge y Magdalena se supone que tiene un origen bíblico o coetáneo

    ResponderEliminar